jueves, 26 de noviembre de 2009

Régimen Legal de la Responsabilidad Ambiental de las Empresas en la Republica Dominicana

A continuación presento algunas observaciones acerca del régimen de responsabilidad de las empresas en virtud de la Ley General de Medio Ambiente y Recursos Naturales No. 64-00 promulgada en fecha 18 de Agosto del año 2000 (en lo adelante Ley de Medio Ambiente).

Para cumplir con el objetivo planteado, primero examinaré las situaciones que deben reunirse para que una empresa, por acción u omisión, responda por las infracciones cometidas contra el medio ambiente. En segundo lugar, señalaré los aspectos procesales propios de la acción judicial iniciada y promovida conforme a las disposiciones legales que rigen esta materia.

Aspectos penales de la responsabilidad de las empresas.

Para determinar la responsabilidad penal de las empresas, la Ley de Medio Ambiente condiciona su imputabilidad a una eminente intención lucrativa. Pues, en virtud de la referida ley, para declarar la culpabilidad de las personas jurídicas, los hechos punibles deben haberse cometido por decisión de sus órganos directivos, dentro de la actividad que normalmente realiza y con sus propios fondos, en búsqueda de una ganancia o en su propio interés.

Bajo esos acontecimientos, independientemente de las sanciones imputables el autor inmediato del delito, la persona jurídica será sancionada con multa de cinco mil (5,000) a veinte mil (20,000) salarios mínimos, y de acuerdo con la gravedad del daño causado, la prohibición de realizar la actividad que origino el ilícito (o delito) por un período de un (1) mes a tres (3) años. En caso de daños de gravedad mayor que conllevaren intoxicación de grupos humanos, destrucción de hábitats o contaminación irreversible, se prohibirá la actividad o se clausurará el establecimiento de forma definitiva, todo esto a discreción del juez.

Resalta a la vista, que las sanciones por la comisión de estos delitos van dirigidas al ejecutor del hecho y a la empresa, ésta última en su calidad de ente pasible de sanciones pecuniarias o administrativas. Ante este contexto, se hace necesario preguntarse: ¿Pueden ser sancionados personalmente los autores mediatos que idearon, organizaron y ordenaron la actividad dañosa, aún cuando éstos no ejecutaron materialmente el delito?

En este sentido, el artículo 187 numeral 4 de la Ley de Medio Ambiente, reconoce como una circunstancia agravante para la aplicación de las sanciones que se impongan: “a quienes ordenen, autoricen, insinúen o permitan a sus subalternos o dependientes, asalariados o no, la comisión de hechos expresamente prohibidos por la presente ley y otras relacionadas”. Por lo tanto, esta disposición legal acepta notoriamente la sanción del autor mediato de los delitos cometidos detrás del velo de una organización dedicada de manera principal a realizar actividades comerciales lícitas. En efecto, el autor mediato del delito posee el dominio sobre la voluntad de sus subalternos y esto le permite utilizarlos como ejecutores materiales del hecho punible.

Aspectos civiles de la responsabilidad de las empresas.

En cuanto a la responsabilidad civil de las personas jurídicas, los artículos 169 y 172 de la Ley de Medio Ambiente expresan que éstas responden objetivamente por los daños causados al medio ambiente y a los recursos naturales, siempre que sus órganos de dirección o administración hayan autorizado las acciones generadoras del daño. Ahora bien, si el hecho generador de responsabilidad no fuere autorizado por los órganos societarios indicados, entonces la responsabilidad civil recae sobre el autor inmediato del hecho. Del mismo modo, si la participación del hecho es atribuida a dos o más personas, éstas serán solidariamente responsables de la totalidad de los daños y perjuicios causados.

Sin embargo, a pesar de los artículos antes citados que condicionan la responsabilidad civil de las personas jurídicas a la autorización de sus órganos directivos o de administración, no menos cierto es que el artículo 1384 párrafo 3 del Código Civil Dominicano, reconoce la responsabilidad civil de las empresas cuando sus empleados cometen una falta en el ejercicio, en ocasión o incluso en abuso de sus funciones. Lo que se reconoce como la responsabilidad del comitente por el hecho de su preposé, lo cual puede aplicarse analógicamente a la acción civil causada por un daño ambiental.

Por otro lado, todo responsable esta obligado a la reparación material del daño causado. Naturalmente, esta reparación material consiste en el restablecimiento de la situación anterior al hecho, en los casos que sea posible, y además, se debe compensar económicamente a las comunidades y a los particulares por los daños y perjuicios ocasionados al medio ambiente o a los recursos naturales.

Un aspecto importante de la reparación material, emerge del mecanismo para determinar la magnitud o la cuantía de los daños incurridos. Ante esta situación, el tribunal tomará en cuenta las actas levantadas por los técnicos e inspectores, y los informes de carácter formal emitidos por la Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales y otros organismos ambientales del Estado, sin perjuicio de los experticios y peritajes que el juez apoderado de la causa requiera, ya sea de oficio o a petición de parte.

Aspectos procesales de la acción judicial.

Uno de los puntos de mayor trascendencia en términos procesales de la Ley de Medio Ambiente, resulta de la legitimidad procesal activa que toda persona o asociación de ciudadanos posee para enunciar y querellarse por todo hecho, acción, factor, proceso, o la omisión u obstaculización de hechos, que han causado, estén causando, o incluso, puedan causar daño, degradación, menoscabo, contaminación y/o deterioro del medio ambiente y los recursos naturales.

Sin embargo, es preciso aclarar que sólo serán titulares de esa acción ambiental, con el objeto de detener el daño y obtener la restauración, las personas naturales o jurídicas que hayan sufrido el daño o perjuicio, el Estado Dominicano por intermedio de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y los Recursos Naturales y otros organismos del Estado con atribuciones ambientales.

En adición a lo expuesto precedentemente, toda acción será iniciada por ante el magistrado procurador fiscal para la defensa del medio ambiente y los recursos naturales de la jurisdicción correspondiente, quien dará curso obligado a la acción judicial derivada de estos delitos, ya sea actuando de oficio, por querella o por denuncia.

Asimismo es importante afirmar, que los tribunales de primera instancia de la jurisdicción correspondiente serán competentes para juzgar en primer grado las violaciones a la Ley de Medio Ambiente.

Es dable destacar por igual, que los funcionarios del Estado que hayan permitido expresamente o por descuido o indiferencia, la violación a la Ley de Medio Ambiente, serán pasibles de prisión correccional de seis (6) días a tres (3) años, si hubiesen fallecido personas a causa de la violación a la referida ley. En los demás casos, se le impondrá una multa de una cuarta (1/4) parte del salario mínimo hasta diez mil (10,000) salarios mínimos vigentes en el sector público en la fecha en que se pronuncie la sentencia.

Conclusión:

La solución al problema de la contaminación ambiental no se encuentra en las disposiciones legales utilizadas para imponer sanciones a las empresas. Ciertamente, los cambios necesarios para revertir la situación actual deben ser asumidos mediante un nuevo paradigma que posibilite el desarrollo de las actividades humanas mediante el uso de energía renovable.

Sin embargo, la seria amenaza mundial actual, producida por el uso insostenible de los recursos naturales, afianza el interés en conocer los fundamentos legales que permiten prevenir y combatir el impacto que ciertas actividades comerciales, industriales y agrícolas provocan de manera directa e indirecta al ecosistema.

En definitiva, es evidente que las normas llamadas a proteger el medio ambiente, como patrimonio común de la nación, proyectan tener mayor aplicación en el futuro inmediato, lo que motiva a su estudio y a la profundización general sobre el tema.

1 comentario:

Lic. Pedro Molina dijo...

Excelente analisis y sobre todo en el momento perfecto o necesario te felicito por la gran capacidad que tienes y el buen dominio es estos temas . Excitos!